HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS 1. LAS PRIMERAS COLONIAS

Resultado de imagen para HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS  LAS PRIMERAS COLONIAS   Resultado de imagen para HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS  LAS PRIMERAS COLONIAS

I. LOS COMIENZOS
Cronología
1620 Primeros emigrantes ingleses a Norteamérica.
1773 Motín del té en Boston contra Inglaterra.
1774 Declaración de Derechos; suspensión del comercio con Inglaterra.
1775-1783 Guerra de Independencia.
1776 Declaración de Independencia, redactada por Jefferson: “Life, Liberty and the Pursuit of Happiness.”
1777 Constituciones de los Estados: soberanía del pueblo, división de poderes, electividad de cargos
públicos, separación Iglesia-Estado.
1787 Constitución de los Estados Unidos, 1ª ley fundamental escrita.
1801-1809 Presidencia de Jefferson. Comienza la conquista del Oeste. Sistemático expolio y aniquilación del indio.
1823 Doctrina Monroe: “América para los americanos”. (Fuente: Atlas histórico, Kinder y Hilgemann)

HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS
1. LAS PRIMERAS COLONIAS
Los emigrantes que fueron a establecerse en las orillas de Nueva Inglaterra pertenecían todos a las clases acomodadas de la madre patria...
Había entre ellos, en proporción, una masa mucho más grande de conocimientos que en el seno de cualquier nación europea de hoy [es decir, hacia 1830]. Todos, sin exceptuar quizá uno solo, habían recibido una educación bastante avanzada... Las otras colonias [las españolas y portuguesas] habían sido fundadas por aventureros sin familia; los emigrantes de Nueva Inglaterra llevaban consigo admirables principios de orden y de moralidad; eran hombres que se trasladaban al desierto acompañados de sus mujeres y de sus hijos [...] Pertenecían a esa secta que por la austeridad de sus principios había merecido el nombre de puritana.
El puritanismo no sólo era una doctrina religiosa, sino que en muchos puntos se identificaba con las
teorías democráticas y republicanas más radicales. Este hecho fue el que le creó sus más peligrosos
adversarios. Perseguidos por el gobierno de la madre patria [...] los puritanos buscaron una tierra tan
bárbara y olvidada del mundo que les permitiese vivir a su manera y rogar a Dios libremente...
No hay que creer, sin embargo, que la piedad de los puritanos fuera meramente especulativa ni que se mostrara extraña a la marcha de las cosas humanas [...] Apenas desembarcados en aquellas inhóspitas costas, el primer cuidado de los emigrantes es el de organizarse en sociedad...
Acaecía esto en 1620. A partir de dicha época la emigración fue incesante. Las pasiones religiosas y políticas que desgarraron el Imperio británico durante todo el reinado de Carlos I, llevaban cada año nuevos enjambres de sectarios a las costas de América. En Inglaterra, las clases medias continuaban siendo el foco del puritanismo, y era justamente del seno de las mismas de donde salían la mayor parte de los emigrantes. (Tocqueville,
La democracia en América, libro I, 1ª p., cap. 28)
Comentario: la nueva sociedad establecida en América tuvo una impronta puritana; al margen de la proporción efectiva de puritanos respecto de otros emigrantes, su peso cualitativo fue determinante. El principal motivo que impulsó a los emigrantes a atravesar el océano fueron las persecuciones de Carlos I: emigraban buscando vivir en libertad, escapando del absolutismo, de la imposición de la Iglesia anglicana, de las pasiones religiosas y políticas de su reinado.
A diferencia de los emigrantes españoles y portugueses, que pertenecían a todas las clases sociales, marchaban en
busca de fortuna o movidos por el deseo de evangelizar a los indios... y viajaban solos, los puritanos gozaban de una buena posición económica, formaban parte de las clases medias y viajaban con sus familias.
El puritanismo fue durante mucho tiempo la religión de la mayoría de los estadounidenses. Constituía una interpretación del mensaje evangélico, suscitada por Calvino, algunas de cuyas apreciaciones eran que todo hombre puede entrar en comunicación directa con la divinidad; que el mundo es intrínsecamente malo y la vida una peregrinación difícil
hacia la salvación; que algunos hombres han sido destinados a ella y uno de los signos de los predestinados es haber recibido el mensaje evangélico, especialmente en su modalidad calvinista o puritana; otro, el éxito y la riqueza, consecuencia del ejercicio de las virtudes; los pobres recibían las consecuencias de su imprevisión y falta de vida virtuosa; a diferencia del evangélico “bienaventurados los pobres”, la bienaventuranza recaía sobre los acomodados. Fue el puritanismo
el que impulsó la creación de la democracia política.

Fuente: HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014