martes, 24 de octubre de 2017

DESTINO: ESTADOS UNIDOS Brooklyn en tres palabras

Resultado de imagen para Brooklyn   Resultado de imagen para Brooklyn

DESTINO: ESTADOS UNIDOS
Brooklyn en tres palabras: Comer, divertirse y comprar JANE L. LEVERE
¿Quiere conocer al verdadero Nueva York?.
Olvídese de Manhattan, pues la onda actual es Brooklyn.
Brooklyn, uno de los cinco distritos de la ciudad de Nueva York, está “relegando con rapidez a Manhattan al estatus de distrito externo”, dijo Mark Zustovich, vocero de Marty Markowitz, presidente del distrito de Brooklyn. En el lenguaje neoyorquino, el término “distrito externo” no es un elogio en absoluto.
Aunque el favoritismo de Zustovich es evidente, tiene un buen argumento sobre la “autenticidad” de Brooklyn, con sus cervecerías caseras, boleras y restaurantes locales. Precisa que este distrito no está atestado de establecimientos de grandes cadenas, como el Hard Rock Café.
Para vivir la experiencia total de Brooklyn (en especial, durante el clima templado) puede recorrer el puente de Brooklyn, que conecta el Bajo Manhattan con el barrio DUMBO, cuyo nombre corresponde a la sigla de “descenso bajo el sobrepaso del puente de Manhattan”.
Cuando se inauguró en 1883, este era el puente colgante más largo del mundo y el primero sobre el río Este. Aunque representa un logro técnico, el puente también ha inspirado al arte, como la icónica pintura de Joseph Stella y el poema de Hart Crane. El puente de Brooklyn se consideró una de las “ocho maravillas del mundo moderno”, afirmó Robert Reid, editor de viajes en Estados Unidos para la guía turística Lonely Planet, y sigue siendo ofreciendo espectaculares paisajes del panorama urbano de Manhattan y de monumentos como la Estatua de la Libertad.
Si sigue por este puente, llegará DUMBO y al parque del Puente de Brooklyn, una zona verde entre los puentes de Brooklyn y Manhattan (el último también se extiende sobre el río Este) que tiene
un carrusel restaurado de la década de 1920. Aquí podrá tomar una merienda tranquilamente en la pastelería Almondine y la chocolatería Jacques Torres, o dar un vistazo a las galerías locales y los
libros de arte de powerHouse Books.
En la siguiente parada, a través del transbordador del río Este, se encuentra Williamsburg, un importante barrio que muchos consideran el más moderno de los cinco distritos. Además de su propia
escena artística germinante, se encuentra la sala de cine Nitehawk, donde se ofrecen cenas y películas, la cervecería Brooklyn, que ofrece recorridos, y los nuevos y elegantes hoteles boutique, como el Wythe o el King & Grove, con inolvidables vistas espectaculares
desde las salas sociales ubicadas en los techos. Si el clima lo permite, en el parque McCarren se podrá escuchar música en vivo y jugar kickball, béisbol, fútbol y bochas.
Greenpoint, otra parada del transbordador del río Este, es el paraíso para los amantes de la cerveza: en el salón de la cerveza de Spritzenhaus hay mesas públicas directamente de Alemania y una larga lista de cervezas alemanas. Según afirma Reid, el ambiente de Greenpoint es una fascinante combinación de “restaurantes polacos y bares modernos”.
Luego, podrá dirigirse en metro al barrio Park Slope, cuya “Quinta Avenida” (no hay que confundirla con la de Manhattan) tiene tiendas de ropa de marca de diseñadores reconocidos y ropa vintage. El Jardín Botánico de Brooklyn también se encuentra aquí.
Los sábados en la mañana, antes del mediodía, la entrada es gratis. “En especial me gusta durante el festival de los cerezos en flor en primavera, donde hay tambores, teatro y música japoneses”, comenta Reid.
Otro lugar que no se pueden perder los amantes de la vida al aire libre es el Prospect Park, diseñado Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, creadores del Parque Central de Manhattan. “Me gusta más que el Parque Central, porque tiene más vida. Puedes jugar fútbol, hacer un picnic o montar en bicicleta. Se aprovecha mucho más que el Parque Central; puedes disfrutarlo de verdad”,
agregó Reid.
En el metro podrá continuar hacia Fort Greene, hogar de la Academia de Música de Brooklyn, una institución con 150 años de antigüedad, pero con una mentalidad del siglo XXI: cuenta con un
programa cinematográfico dinámico que exhibe películas de varios países en diversas pantallas de las salas de cine BAM Rose, un nuevo teatro donde se presentan obras y danzas contemporáneas
por 20 dólares por entrada, y un café con música en vivo donde intérpretes de todo el mundo se presentan los fines de semana. Unas cuantas cuadras más allá se encuentra el monumento más
reciente de Brooklyn, Barclays Center, sede de los equipos de baloncesto y hockey.

Para vivir la experiencia total
de Brooklyn — en especial,
durante el clima templado
— cruce caminando por el
Puente de Brooklyn.

Por último, no puede irse sin visitar las atracciones en la costa oceánica, como Coney Island, con paseo marítimo donde se ofrecen degustaciones, se encuentra el Acuario de Nueva York y hay
entretenimiento para los excéntricos, como el legendario Cyclone, una montaña rusa de 1927 en Luna Park. Coney Island también es sede de los Ciclones de Brooklyn, el equipo de las ligas menores
de béisbol, que pertenece a los Mets de Nueva York, equipo de las grandes ligas; ¿dónde más se puede asistir a un partido de béisbol al lado del mar? Brighton Beach, que comparte el paseo marítimo con Coney Island, tiene su propio ambiente inigualable, gracias a los auténticos mercados rusos y a la animada vida nocturna. En el verano, puede ir al restaurante Tatiana para cenar a la orilla
del mar y, luego, adentrarse para ver presentaciones teatrales de variedades con el estilo de Las Vegas.
Fuente: IIP/CD/WC
Departamento de Estado de Estados Unidos
2200 C Street, NW
Washington, DC 20522-0501
USA
Correo electrónico: eJournalUSA@state.gov

Este primitivo rifle americano

Este primitivo rifle americano, adecuadamente manejado, podía acertar en un blanco del tamaño de la cabeza de un hombre a 70 metros....