viernes, 30 de septiembre de 2016

EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS La destrucción de las cajas de té inspiraron al rey y sus adeptos una rabia ciega.

Resultado de imagen para estados unidos ciudades   Resultado de imagen para estados unidos ciudades

EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
La destrucción de las cajas de té inspiraron al rey y sus adeptos una rabia ciega.
Para ellos era el colmo. Les parecía que la colonia de Massachusetts, y la ciudad de Boston en particular, era el centro de todos los problemas de la década pasada (y, en gran medida, tenían razón en pensar así).
Sin duda, deben de haber pensado, era tiempo de tomar medidas firmes contra la contumaz ciudad, aplastarla y dar así una buena lección. Una vez que Boston fuera acobardada y se le hiciese comprender quién era el amo, no habría problemas con el resto de las colonias. Al menos, así razonaba el partido del rey.
El 7 de marzo de 1774, pues, el Parlamento se reunió para considerar la situación colonial. Fue guiado por el colerizado rey Jorge, y aprobó una tras otra una serie de leyes destinadas a refrenar u obligar a Boston a observar mejor conducta.
William Pitt y Edmund Burke se opusieron a esas «Leyes Coercitivas», pero la apisonadora parlamentaria pasó sobre ellos.
La primera de las Leyes Coercitivas fue el «Proyecto de Ley del Puerto de Boston», aprobado el 31 de marzo y que debía entrar en vigor el 1 de junio de 1774.
Equivalía nada menos que a cerrar el puerto de Boston hasta que se pagase a la Compañía de las Indias Orientales el té que había sido destruido. No podían llegar ni partir barcos a menos que llevasen suministros militares para los británicos o alimentos y combustibles vitales, en cargamentos que debían ser autorizados por los funcionarios de aduanas. Para toda otra cosa, había que usar el puerto de Salem. Esto estaba, obviamente, dirigido a destruir la prosperidad de Boston, que dependía casi totalmente del comercio marítimo y, literalmente, obligar a la ciudad a someterse por hambre.
La «Ley del Gobierno de Massachusetts», que debía entrar en vigencia el 1 de agosto de 1774, prácticamente despojaba a Massachusetts de toda autonomía. Todos los funcionarios que antes eran elegidos ahora debían ser nombrados por el gobernador, quien a su vez era designado por el rey. Ni siquiera podían efectuarse reuniones en la ciudad sin autorización del gobernador. Más aún, el gobernador ya no sería Thomas Hutchinson, quien, aunque conservador, era americano y civil.
En cambio, gobernaría Massachusetts el general Gage, un militar británico; el 13 de mayo de 1774, trasladó su cuartel general de Nueva York a Boston. Los dos regimientos de Massachusetts fueron aumentados a cinco, mientras se instaló en el puerto de Boston una escuadra de barcos británicos. El 20 de mayo, fue anulada la carta de Massachusetts, con lo que quedó claro que las Leyes Coercitivas habían reducido a Massachusetts a la condición de un territorio bajo ocupación militar.
Y, para desalentar la resistencia, una «Ley de Administración de Justicia» dispuso que los juicios por traición se realizasen en Gran Bretaña, cuando se juzgase inseguro efectuarlos en Massachusetts.
Seguramente, ni en sus más desenfrenadas fantasías Sam Adams podía haber pedido más. Las Leyes Coercitivas hicieron en un momento lo que él no había podido conseguir en diez años. Convirtieron a Massachusetts en el héroe y mártir colectivo de todas las colonias.
Massachusetts, y particularmente Boston, y muy particularmente Sam Adams, nunca habían sido muy populares en el resto de las colonias. Había cierto fariseísmo y una tendencia a la intolerancia en la religión de Massachusetts, una calculadora y ávida inescrupulosidad en los negociantes y comerciantes de Massachusetts y una violencia en la política de esta colonia que irritaba a los que dirigían la opinión pública en las otras colonias.
Indudablemente, muchos americanos influyentes pensaban que Boston era más
responsable que los británicos de los conflictos de la década anterior y que si los
bostonianos abandonasen su actitud provocativa y dejasen de crear problemas, las cosas
irían mejor con los británicos.
Pero las Leyes Coercitivas cambiaron todo eso. La respuesta a la Reunión de Té de Boston fue tan desmesurada que, en un abrir y cerrar de ojos, Boston pasó de ser una ciudad pendenciera y alborotadora a ser una mártir postrada. Las que los británicos llamaban Leyes Coercitivas en América fueron llamadas en todas partes las «Leyes Intolerables».
Y el gobierno británico, como en una deliberada locura, pasó a llevar a cabo otros actos que sólo podían estar destinados a encolerizar aún más a las otras colonias, aparte de Massachusetts. El 2 de junio de 1774 se revivió la Ley de Acuartelamiento, no sólo para Massachusetts, lo cual ya habría sido bastante malo, sino también para todas las colonias.
Además, en una acción que no tenía nada que ver con las Leyes Coercitivas, el 22 de junio los británicos eligieron ese momento para reorganizar el gobierno de Quebec, la provincia canadiense capturada quince años antes por los británicos, pero aún ocupada principalmente por católicos franceses. El Parlamento británico puso a Quebec bajo un gobierno centralizado. Los franceses de Quebec estaban habituados a este tipo de gobierno distante y despótico, pero los colonos británicos lo consideraron como un precedente peligroso para ellos. Se concedió plena tolerancia a la religión
católica y hasta se le reconocieron sus comunes privilegios sobre otras religiones, algo que los protestantes americanos hallaron detestable.
Finalmente, y esto fue lo peor de todo, los límites de la provincia fueron extendidos al sur del río Ohio. Esta había sido la situación de los días del dominio francés, y la Guerra contra Franceses e Indios, librada sangrientamente de 1754 a 1763, se había desencadenado para expulsar a los franceses de esa región. Ahora los británicos la devolvían a los franceses.
Esto era tanto más grave cuanto que algunas de las colonias reclamaban el territorio para ellas, por los términos de sus viejas cartas. Así, partes de ese territorio eran reclamadas por Massachusetts y Connectitcut.


Fuente: Isaac Asimov El Nacimiento De Los Estados Unidos (1763 – 1816  - 1 -
EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
1763 – 1816
ISAAC ASIMOV

martes, 13 de septiembre de 2016

HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS LA IMPLANTACIÓN NEGRA

Resultado de imagen para LA IMPLANTACIÓN NEGRA   Resultado de imagen para LA IMPLANTACIÓN NEGRA

HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS
LA IMPLANTACIÓN NEGRA
En 1823, en todo México –que entonces comprendía el Sudoeste de los actuales EE.UU.– el geógrafo alemán Humboldt cuenta sólo 10.000 esclavos negros, liberados en 1829, para siete millones de habitantes. Desde 1763, la colonia inglesa de los futuros EE.UU. cuenta por lo menos con 324.000 esclavos negros, que no serán liberados hasta 1863-1865, para 1,6 millones de habitantes en total: 1 esclavo por cada cuatro habitantes libres; y en el Sur, 1 esclavo por menos de 2 habitantes libres. Después, si los yankis reformados se apoderan del Texas mexicano en 1836, es porque sus colonos del sur están «amenazados por la legislación mexicana anti-esclavista de 1829» (Grand Larousse encyclopédique, artículo EE.UU., una legislación de un país católico hispánico).
Por otro lado, fueron los negreros ingleses quienes, en el siglo XVI, empujaron a los españoles de América a consumar la «esclavitud negra». Tal como el célebre John Hawkings. En sus tres viajes de 1562, 1564 y 1567 trajo de África a América «un número considerable» de esclavos negros, y se esforzó para que los compraran fraudulentamente los españoles. Otra precisión: en la última expedición de Hawkings, en 1567, «los dos navíos mayores de los seis que hacían este tráfico inhumano pertenecían a la reina de Inglaterra» (Dr. John Lingard, History of England). Una vez más los denunciantes reformados [protestantes] de los horrores católicos y españoles, reeditores encarnizados de Las Casas, no son sino propagandistas interesados en desviar la atención del público para que no se fije en sus propias acciones. (Dumont (1987). La Iglesia ante el reto de la historia, p.154)
Comentario. La esclavitud fue abolida en Méjico en 1829, y por tanto, en Tejas, territorio entonces mejicano. Cuando Tejas es anexionada mediante la guerra a EE.UU., en nombre de “extender el territorio de la libertad”, la esclavitud será reintroducida de nuevo, para no ser suprimida hasta 1865, tras la guerra civil.
La esclavitud en la América española se debe en gran medida a Inglaterra. Ésta, además de la introducción ilegal de esclavos, presionó política y militarmente en el siglo XVIII para que se permitiera a sus súbditos el comercio de esclavos con la América española. “No hubo proporcionalidad en la demanda de esclavos. Los pueblos angloamericanos la hicieron más activa que los iberoamericanos”. (Pereyra, Carlos (1930). Breve historia de América. Madrid: Aguilar,
p.390)

Fuente: HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

jueves, 1 de septiembre de 2016

EL LUJO Y LAS VIRTUDES DE BENJAMIN FRANKLIN - A pesar de que rara vez asistía a cultos públicos

Resultado de imagen para EL LUJO Y LAS VIRTUDES DE BENJAMIN FRANKLIN   Resultado de imagen para EL LUJO Y LAS VIRTUDES DE BENJAMIN FRANKLIN

HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
8. EL LUJO Y LAS VIRTUDES DE BENJAMIN FRANKLIN
A pesar de que rara vez asistía a cultos públicos, yo no dejaba de admitir su utilidad cuando se hacían con propiedad y nunca dejé de pagar mi contribución para sostener al único ministro presbiteriano que teníamos en Filadelfia... [pero sus servicios] me resultaban excesivamente áridos, faltos de interés y poco edificantes al no inculcar principio moral alguno, pues parecía que se orientaban más a hacernos presbiterianos que buenos ciudadanos.
Concebí el osado proyecto de llegar a la perfección moral [...] 1º Templanza: No comer hasta sentirse torpe.
No beber hasta achisparse. 2º Silencio: hablar sólo cuando favorezca a los demás o a uno mismo. Evitar conversaciones baladíes. 3º Orden: Cada cosa en su sitio. Que cada parte de nuestros negocios tenga su tiempo de hacerse. 4º Decisión [...] 5º Frugalidad: No gastar sino lo que beneficie a los demás o a nosotros, es decir, no desperdiciar nada. 6º Laboriosidad. 7º Sinceridad. 8º Justicia [...] 12º Castidad: Usar pocas veces del sexo como no sea por razones de salud o para perpetuar la especie y nunca hasta el extremo de que produzca debilitamiento físico o mental o menoscabo de la tranquilidad o el buen nombre de uno mismo o de los demás. 13º Humildad: Imitar a Jesucristo y a Sócrates. (Franklin, Autobiografía y otros escritos, p. 167 – 171)
Comentario. Las palabras de Franklin se pueden relacionar con el hecho de que el protestantismo evolucionó hasta convertirse en un moralismo, debilitando la importancia de las dimensiones doctrinal y litúrgica de la religión; para Franklin, lo importante de la religión es su contribución a la moral y al orden público. Franklin, por otra parte, fue miembro de la masonería.
Los presbiterianos eran una de las sectas puritanas; habían predominado en Escocia, a diferencia de los congregacionalistas, que se habían extendido sobre todo por Inglaterra.
“La administración de la predicación, de los sacramentos y del servicio divino la pusieron en manos de presbíteros ordenados [...] todos del mismo rango; junto a éstos y en paridad de derechos colocaron también a seglares ancianos [...] Gracias al fanático predicador de Edimburgo, John Knox [...] lograron imponerse en Escocia hacia 1560 [...] Especial importancia adquirieron los presbiterianos en Estados Unidos...” (Algermissen, Konrad (1964). Iglesia católica y confesiones cristianas. Madrid: Rialp, p.940)
9. LA RIQUEZA Y LA BUENA REPUTACIÓN
A la laboriosidad y la frugalidad achaco la relativa facilidad de mi existencia y la adquisición de una fortuna, y sobre todo el poder haber sido un ciudadano útil y haber logrado hacerme acreedor de una cierta reputación entre la gente culta. (Franklin, Autobiografía..., p. 178-179)
Comentario. Franklin, hombre dotado de las virtudes puritanas, empresario, político, masón, inventor..., vivió en un contexto de sociedad rica y ufana del éxito contra Inglaterra que condujo a la independencia.
10. LOS INDIOS DE LA COSTA ESTE A FINALES DEL S. XVIII
Ciertamente, si el designio de la Providencia fue exterminar a estos salvajes para hacer sitio a los que quisieran cultivar la tierra, puede que, en efecto, el ron fuera el medio en el que la Providencia pensó, puesto que ya ha aniquilado a todas las tribus que antes poblaban las tierras costeras. (Franklin, Autobiografía...)
Comentario. Franklin reconoce que los indios estaban siendo exterminados, aunque modestamente lo atribuye no a los desafueros cometidos contra ellos por sus compatriotas, sino a la Providencia. En la América española los indios eran protegidos por la ley (Leyes de 1542), que garantizaba razonablemente sus vidas, libertad y propiedades, así como por la obra caritativa (caritas significa amor, en latín) de las órdenes religiosas católicas (dominicos, franciscanos, agustinos,
mercedarios y jesuitas).
11. LA ESCLAVITUD
Es necesario distinguir entre la esclavitud ancilar del temprano colonialismo español y portugués y la esclavitud estructural, vinculada a las plantaciones y a la producción, que prevaleció en el siglo XVIII.
La “esclavitud ancilar” española no suponía mayorías de esclavos en las colonias ni la exclusión de los esclavos de todos los puestos de responsabilidad ni la negación de los atributos humanos de los esclavizados. [...] Los esclavos africanos trabajaban como criados domésticos, mandaderos, porteros, capataces, cargadores, sastres, barberos, jardineros, artesanos; los esclavos trabajaban en las minas de oro de Nueva Granada y en las plantaciones de azucar de Cuba, o de cacao en Venezuela, pero estos eran modestos enclaves en la economía imperial española de 1770. [...] La plata era extraida por trabajadores asalariados, la mayoría indios, pero también algunos negros o mestizos, o mediante el trabajo tributario de los poblados indios. (cf. Blackburn (1996). The Overthrow of Colonial Slavery 1776-1848, p.9, trad. de J.M.S.)
Las colonias inglesas y francesas se convirtieron, como Brasil y a diferencia de la América española, en colonias de población, ya que los habitantes nativos fueron muertos, marginados o expulsados. [...] Más de la mitad de los emigrantes blancos a la Norteamérica colonial llegaron como sirvientes por contrato. (Ibídem, p.11)
Comentario. Los territorios españoles en América, mal llamados colonias, fueron más extensos que los de otras potencias
europeas, sin embargo, la esclavitud desempeñó un papel económico mucho menor que en EE.UU., Haití o Brasil. Además, a diferencia de lo que sucedió en EE.UU., el mestizaje fue una realidad. En EE.UU., actualmente, en muchas ciudades del Sur un mulato con rasgos blancos se ve empujado a definirse como blanco o negro, y debe relacionarse exclusivamente con la gente de su color.
En los primeros tiempos de la historia colonial norteamericana, muchos ingleses pobres pagaron el pasaje a las colonias a cambio de su libertad y su trabajo durante cierto periodo de tiempo.


Fuente: HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

Este primitivo rifle americano

Este primitivo rifle americano, adecuadamente manejado, podía acertar en un blanco del tamaño de la cabeza de un hombre a 70 metros....