viernes, 17 de agosto de 2018

EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS - El 10 de mayo

Resultado de imagen para el nacimiento de los estados unidos de america

EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
El 10 de mayo, el mismo día en que fue tomado Fort Ticonderoga, el Segundo Congreso Continental se reunió en Filadelfia, según lo planeado, y se vio obligado a abordar el tema de la guerra en curso, al menos en Nueva Inglaterra.
Nuevamente, fue elegido presidente Peyton Randolph, pero murió casi inmediatamente, y John Hancock fue puesto en su lugar, indicio de la creciente radicalización del organismo. Muchos de los delegados del Primer Congreso Continental estuvieron también en el Segundo, además de otros hombres de prestigio.
Benjamin Franklin y George Washington, que no estuvieron en el Primero, asistieron al Segundo.
John Adams fue la principal fuerza radical del Segundo Congreso Continental y trabajó afanosamente para que las colonias que no formaban parte de Nueva Inglaterra hiciesen causa común con Massachusetts. Quería que la milicia de Nueva Inglaterra que estaba asediando a Boston fuese reconocida como un ejército intercolonial, un «ejército continental», para usar el mismo enfoque por el que la reunión era llamada un congreso continental.
Adams sabía que esto no sería aceptado si Massachusetts insistía en comandar el ejército e insinuó claramente que el delegado de Virginia, el coronel Washington, sería aceptable para Massachusetts como comandante en jefe, y que la milicia de Nueva Inglaterra gustosamente prestaría servicios bajo su mando.
Fue un golpe brillante. George Washington había combatido en las primeras batallas de la Guerra contra Franceses e Indios, pero había sido frustrado en su intento de desempeñar un papel más importante por los prejuicios británicos anticoloniales. Y ahora estaba ansioso por demostrar de lo que era capaz. Más aún, era un rico plantador que prestaría sus servicios sin paga, y un hombre enormemente respetado de carácter conservador y conocida integridad. Los hombres que no habrían confiado en los agitadores de Massachusetts confiarían en George Washington.
Así, el Congreso aceptó. El Ejército Continental fue creado el 14 de junio de 1775, y George Washington fue nombrado su comandante en jefe el 15 de junio.
Bajo su mando hubo cuatro generales, uno de los cuales era Artemas Ward.
Otro era Israel Putnam de Connecticut (nacido en Danvers, Massachusetts, en 1718), quien, en un arranque patriótico, acudió a tomar parte en el sitio de Boston en el mismo momento en que se enteró de los sucesos de Lexington y Concord, aunque estaba cerca de los sesenta años. Los otros eran Philip Schuyler de Nueva York (nacido en Albany en 1733), un rico terrateniente tan respetado y conservador como Washington, y Charles Lee de Virginia, un oficial nacido en Gran Bretaña. Los cuatro generales habían actuado en la Guerra contra Franceses e Indios, pero ninguno de los cuatro había demostrado tener mucho talento militar.
Pero, apenas formado, el Ejército Continental se vio ante un momento decisivo en Boston. Los británicos no tenían ninguna intención de ceder y desembarcaron más tropas en Boston el 28 de mayo.
El 12 de junio el general Gage se sintió suficientemente confiado en la fuerza de sus tropas como para poner oficialmente a Boston bajo la ley marcial y declarar rebelde o traidor a todo americano que portase armas o prestase ayuda a otro que las portase.
Pero, como gesto conciliador, ofreció el perdón a todo rebelde o traidor que depusiese las armas, con excepción de Sam Adams y John Hancock.
La respuesta americana fue hacer preparativos para ocupar y fortificar el terreno elevado de Charlestown, inmediatamente al norte del río Charles e inmediatamente al otro lado del río desde Boston. Como Boston, Charlestown estaba situada por entonces  en una península unida a tierra firme por una estrecha franja de tierra. Había dos colinas en Charlestown, Bunker Hill y Breed’s Hill, y cualquiera de ellas ofrecía una posición dominante para colocar la artillería que, se esperaba, llegase de Ticonderoga. En un principio, se pensó en fortificar Bunker Hill solamente, pero Breed’s Hill estaba más cerca de Boston y el plan fue ampliado para incluirla.
En el alba del 17 de junio de 1775, 1.600 americanos estuvieron en Breed’s Hill.
Gage podía haber cercado la península de Charlestown colocando hombres en la franja terrestre, y luego haber bombardeado la colina desde los barcos del puerto. Si lo hubiese hecho, los americanos no habría podido resistir por mucho tiempo. Pero Gage probablemente estaba todavía irritado por la vergüenza de la retirada de Concord. Pensaba que los americanos necesitaban una lección y que se debía demostrar claramente su total inferioridad frente a los soldados regulares británicos.
Por ello, ordenó tomar por asalto las fortificaciones de la colina de Charlestown y, para tal fin, envió 2.400 hombres a través del río Charles, durante el mediodía del 17 de junio. Las tropas estaban al mando de William Howe, quien había llegado con el grupo más reciente de refuerzos.
Para los británicos, era una mala situación militar. Tenían que trepar por una colina expuestos al fuego de un enemigo protegido detrás de murallas en la cima. La única razón posible de que un jefe británico ordenase tal asalto era la idea de que la milicia americana flaquearía a la vista de soldados regulares británicos marchando hacia ellos y simplemente huirían.
Howe, pues, ordenó a un contingente de sus hombres que subiese por la colina en un perfecto orden cerrado, llevando pesadas mochilas y con sus uniformes escarlatas brillando al sol. Detrás de sus defensas esperaban los americanos, en perfecta posición, excepto por el hecho de que prácticamente no tenían pólvora.
Su comandante, el coronel William Prescott (nacido en Groton, Massachusetts, en 1726), no permitió que esa preciosa pólvora se desperdiciara. Toda bala debía dar en el blanco, lo cual significaba que sus hombres debían permitir a los británicos acercarse mucho, por atemorizadora que fuese su cercanía para muchachos granjeros no entrenados.
«No disparéis —ordenó— hasta que veáis el blanco de sus ojos.»
El contingente británico subió por la colina, tanto más confiado cuanto que la falta de disparos parecía indicar temor por parte de los americanos. En el momento apropiado, éstos, que se habían abstenido de hacer fuego hasta que los soldados estuvieron casi sobre ellos, lanzaron una andanada en la que casi toda bala dio en el blanco. La línea británica se derrumbo, y los sobrevivientes descendieron tambaleándose por la colina, dejando el terreno frente al reducto americano rojo de sangre y uniformes.

Fuente:  EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
1763 – 1816
ISAAC ASIMOV

jueves, 28 de junio de 2018

La Ruta 66: Carretera Madre

Resultado de imagen para La Ruta 66: Carretera Madre

La Ruta 66: Carretera Madre
La Ruta 66 siempre ha significado “partir hacia otro lugar”, según afirma el autor Michael Wallis, cuyo libro Route 66: The Mother Road 75th Anniversary Edition, rinde homenaje a esta legendaria autopista de Estados Unidos. Inagurada en 1926, la Ruta 66 fue anunciada como “la mejor ruta, la más corta y la de mejores paisajes que parte desde Chicago, pasa por San Luis y llega a Los Ángeles”. Fue muy popular entre los conductores estadounidenses hasta comienzos de la década de 1960, cuando algunos de sus principales trayectos fueron reemplazadas por un moderno sistema de autopistas.
Tanto la novela Las Viñas de la Ira, la importante obra literaria de John Steinbeck; como la canción de moda en 1946 “(Get Your Kicks On) Route 66” de Bobby Troup y la serie de televisión Route 66 emitida a principios de 1960, contribuyeron a crear la leyenda de esta carretera, con lo que lograron que estaciones de gasolina, moteles y restaurantes pasen a ser atracciones al lado del camino y no simples trivialidades. La leyenda sobrevivió al año 1985, cuando se descatalogó a la carretera. En la actualidad, la histórica Ruta 66 goza cada vez de mayor jerarquía entre los entusiastas, que la recorren para sentir el Estados Unidos del siglo XX y sus atracciones, tanto genuinas como extravagantes.
oklahoma
Ciudad de Oklahoma
Saigon Baguette, una tienda de sándwiches vietnamitas, ocupa el espacio de lo que en la década de 1930 era la tienda de comestibles Milk Bottle, con un techo coronado por una gran botella de leche. En la actualidad, los refrescos asiáticos hechos de jugos de frutas exóticas son más populares que la leche.

California
San Bernardino
El Motel Wigwam fue la inspiración del motel Cono Comod-Inn de la película de animación de 2006 de Pixar, Cars. Las tiendas indias fabricadas de concreto en 1949, se restauraron y cada una tiene su propio baño en miniatura, un cuarto de huéspedes y camas con una rueda de carreta en la armadura.

California
Victorville
Uma Thurman comenzó aquí su venganza indiscriminada en la película de 2004 de Quentin Tarantino, Kill Bill Vol. 2, después de hacer una parada en Emma Jean’s Holland Burger Café. En el motel Green Spot, Herman J. Mankiewicz y John Houseman redactaron el guion del hito cinematográfico de 1941: El Ciudadano Kane de Orson Welles. El museo Ruta 66 de California exhibe los mejores ejemplos del arte popular de la Ruta 66, como “Cactus Garden”, una obra donde se pegaron botellas de vino a postes de cercas.

California
Los Ángeles
El teatro y distrito comercial de Broadway, de siete cuadras, en su mejor tiempo ostentó la mayor concentración de cines en el mundo. No se trataban de salas normales sino de santuarios palaciegos del cine, algunos de los cuales aún se pueden apreciar en los recorridos turísticos que ofrece el Instituto de Conservación de Los Ángeles.

Arizona
Winslow
La esquina de una calle de este lugar se hizo famosa gracias al sencillo de 1970 del conjunto The Eagles, titulado “Take It Easy.” A esta canción se dedicó nada más que un parque, una estatua y un mural de dos pisos.

Fuente:  Departamento de Estado de Estados Unidos | julio 2013 | vol. 18 | n0. 01 publicación/español/ejusa.state.gov

martes, 15 de mayo de 2018

Este primitivo rifle americano

Resultado de imagen para Este primitivo rifle americano


Este primitivo rifle americano, adecuadamente manejado, podía acertar en un blanco del tamaño de la cabeza de un hombre a 70 metros. Tenía la desventaja de que para cargarlo se necesitaba el triple de tiempo que con el mosquete, por lo que no era apto para las andana das rápidas que se efectuaban en las batallas formales de la época.
En cambio, en manos de un guerrillero, seguro detrás de un árbol o una roca, el rifle de Kentucky era un arma mortal. Esto hizo que, si bien los soldados americanos, que 8 Este incidente fue inmortalizado por Ralph Waldo Emerson en 1837, en su poema «Concord Hymn», que comienza:
En el tosco puente que se alzaba sobre la corriente,
Su bandera [de los granjeros] se desplegaba bajo la brisa de abril;
Aquí, antaño, los granjeros formaron en orden de batalla
Y dispararon el tiro que se oyó en todo el mundo. carecían de entrenamiento y experiencia, perdieron la mayor parte de las batallas campales que libraron, mantuvieran pese a todo el dominio de las zonas rurales, y raramente los británicos pudieron controlar un territorio mayor que aquel en el cual
estaba su ejército.
De Concord a Bunker Hill
Los radicales de Massachusetts no querían dejar que las cosas se enfriasen. El Congreso Provincial se dispuso inmediatamente a poner sitio a Boston. El 23 de abril había autorizado el reclutamiento de un ejército de 13.000 hombres, que puso bajo el mando de Artemas Ward (nacido en Shrewsbury, Massachusetts, en 1727). Había combatido en la Guerra contra Franceses e Indios y era lo más parecido a un soldado profesional que tenía Massachusetts en ese momento.
Las otras colonias de Nueva Inglaterra rápidamente enviaron contingentes a unirse a las fuerzas de Ward en Cambridge, al otro lado del río desde Boston, de manera que la guerra ahora había arrastrado a toda Nueva Inglaterra. Las noticias de la batalla y sus consecuencias se difundieron por todas las colonias. Una partida de cazadores acampados en las soledades de Ohio oyeron las noticias y pusieron a su campamento un nombre que era un homenaje. Alrededor de él creció la actual ciudad de Lexington de Kentucky.
Pero si las fuerzas coloniales querían tener alguna esperanza de tomar Boston realmente, necesitaban artillería, y no la tenían. Lo que tenían que hacer era tomarla de los ingleses, y el lugar más cercano donde tenían alguna posibilidad de hacerlo era en Fort Ticonderoga, sobre el lago Champlain, escenario de muchos combates durante la Guerra contra Franceses e Indios.
La captura del fuerte fue sugerida por Benedict Arnold (nacido en Norwich, Connecticut, el 14 de enero de 1741). Se había incorporado a la milicia de Massachusetts tan pronto como ésta se formó, y tenía ahora el rango de capitán. Su plan fue aprobado, él fue ascendido al rango de coronel, el 3 de mayo, y se le envió a que emprendiese la aventura.
En esto, como en toda otra cosa, sin embargo, Arnold tuvo la suerte contra él.
Demostró ser uno de los mejores soldados de América, pero nada le salía bien. Con respecto a Ticonderoga, por ejemplo, se le adelantó alguien que estaba más cerca de ese lugar.
Fort Ticonderoga estaba unos 270 kilómetros al noroeste de Boston. Al este, del otro lado del lago Champlain, estaba la región de las Montañas Verdes (ahora llamada Vermont, de palabras francesas que significan «montañas verdes»). Allí vivía Ethan Alien (nacido en Lichfield, Connectitcut, el 21 de enero de 1738). Había luchado en la Guerra contra Franceses e Indios y llegado a la región de las Montañas Verdes en 1769.
Allí formó un grupo de milicianos que se llamaron a sí mismos los «Muchachos de las Montañas Verdes» y cuyo principal objetivo era vigilar para que la colonia de Nueva York no lograse establecer su dominación sobre esa región.
Cuando le llegaron las noticias concernientes a Lexington y Concord, pensó que sería una buena idea tomar Fort Ticonderoga, que estaba inmediatamente del otro lado del lago. Benedict Arnold se abalanzó al oeste para tratar de ocupar el lugar, pero Allen no lo permitió. Frustrado (como lo estaría en muchas ocasiones) Arnold acompañó a la partida, sin embargo; ochenta y tres hombres cruzaron a remo el lago Champlain el 9 de mayo de 1755. Lograron una sorpresa total. La guarnición inglesa fue incapaz de resistir la repentina invasión de los rústicos y se rindieron el 10 de mayo. Dos días más tarde, Crown Point, a quince kilómetros al norte, también fue tomado.

Fuente: Isaac Asimov El Nacimiento De Los Estados Unidos (1763 – 1816)

viernes, 9 de marzo de 2018

EL DINERO Y LA MENTALIDAD INDIVIDUALISTA

Resultado de imagen para el americano EL DINERO Y LA MENTALIDAD INDIVIDUALISTA

EL DINERO Y LA MENTALIDAD INDIVIDUALISTA
Cuando los conciudadanos son independientes e indiferentes entre sí, sólo pagando se puede obtener el concurso de cada uno; lo que multiplica hasta el infinito la utilidad de la riqueza y aumenta su valor.
Desaparecido el prestigio de las cosas antiguas [...] no queda más que el dinero para diferenciarlos visiblemente y hacerles sobresalir. La distinción que nace de la riqueza aumenta con la desaparición o disminución de las demás...
El amor a la riqueza suele ser la base principal, o accesoria, de las acciones de los americanos; es lo que da a todas sus pasiones un aire de familia que no tarda en fatigar al espectador.
Ese perpetuo retorno de la misma pasión resulta tan monótono como los procedimientos particulares que emplea para satisfacerse. (Tocqueville, La democracia en América, 2º, 3ª, 17)
Valgan, como comentario, las palabras de Hilaire Belloc: “La repercusión social implícita debida a Calvino es indirecta, mas no por ello menos fuerte. Al negar la eficacia de las buenas acciones, de la voluntad humana y de las abnegaciones, al dejar de lado, por inútiles, la doctrina y la tradición de la Santa Pobreza, Calvino abrió las puertas del espíritu al dinero. Santo Tomás había dicho algunos siglos antes que si los hombres abandonaban la idea de Dios como el bien supremo, tratarían de reemplazar a Dios por la idea [...] de que la riqueza material es el Dios supremo. Calvino [...]
derrumbó las barreras que el catolicismo había levantado contra esa peligrosa fuerza, y, prosiguiendo en su acción, la Cristiandad fue adaptándose a la idea de que la riqueza es, cuando menos, el único bien seguro, y en consecuencia, la cosa principal a la cual debe tenderse”. (Belloc, H. (1961). La crisis de nuestra civilización. Buenos Aires: Ed. Sudamericana, p.111-2).
UNA NOBLE Y LEGÍTIMA PASIÓN
Para roturar, fertilizar y transformar ese vasto continente deshabitado que constituye hoy su territorio, el americano precisa el apoyo cotidiano de una pasión enérgica; esa pasión sólo puede ser el amor a la riqueza.
Así pues, el afán de riquezas no es reprobado en América, y se le honra siempre que no rebase los límites que le señala el orden público. El americano llama noble y legítima ambición a lo que nuestros antepasados de la Edad Media llamaban codicia servil...
En los Estados Unidos, las fortunas caen y se rehacen con facilidad. El país no conoce limitaciones y está lleno de recursos inagotables...
En los Estados Unidos se manifiesta una gran indulgencia por el comerciante que quiebra... [pero] se tratan con una severidad desconocida en el resto del mundo todos los vicios que alteran la pureza de las costumbres o destruyen la unión conyugal. A primera vista esto contrasta enormemente con la tolerancia que muestran en otros aspectos. Asombra encontrar en un mismo pueblo una moral al mismo tiempo tan relajada y tan austera. (Tocqueville, La democracia en América, 2º, 3ª, 18)
Comentario. EE.UU. no era un territorio deshabitado, ya que estaba poblado por cientos de tribus y millones de indígenas; gozaba de inmensos recursos que los nativos no habían explotado. Tocqueville advierte que en EE.UU. se ha producido una significativa mutación de valores tradicionales: la codicia servil ha pasado a ser considerada por el hombre moderno una noble ambición.

Fuente:  Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

martes, 20 de febrero de 2018

El nacimiento de los Estados Unidos En Lexington, se unió a Revere

Resultado de imagen para El nacimiento de los Estados Unidos

El nacimiento de los Estados Unidos
En Lexington, se unió a Revere y Dawes un joven médico, Samuel Prescott (nacido en Concord en 1751) Todos se dirigieron a Concord, pero fueron detenidos por una patrulla británica. Revere fue arrestado y llevado de vuelta a Lexington, donde fue puesto en libertad Dawe escapo, pero volvió. Sólo Prescott siguió a Concorc cumpliendo con la vital misión de alertar al centro colonial.
La alerta fue eficaz. Cuando los 700 británicos llegaron a Lexington, al alba del 19 de abril de 1755 hallaron a un puñado de minutemen, quizá no más de cuarenta, que se enfrentaron con ellos. El comandante John Pitcairn que condujo el avance del contingente inglés grito a los minutemen que se dispersasen.
Los minutemen debían haberlo hecho, y probablemente lo hubiesen hecho, pues eran superados en número casi veinte a uno Pero desde detrás de un muro de piedra llego un balazo. Quién disparó nadie lo sabe hasta hoy pero fue suficiente. Los nerviosos soldados británicos, sin recibir ordenes, dispararon a boca de jarro sobre lo minutemen, mataron a ocho y dejaron a diez más heridos. Los minutemen respondieron al fuego brevemente, y luego huyeron. Los británicos avanzaron, con un solo herido como única baja. En ese momento, la acción debe de haberles parecido meramente
como hacer a un lado una mosca, pero fue la primera sangre derramada en batalla en el curso de lo que llego a llamarse «La Guerra de la Revolución Americana o, mas brevemente, «La Guerra Revolucionaria»  . Sam Adams, al menos, comprendió
 El papel que desempeñó Revere en todo esto fue embellecido y agigantado más allá de toda posibilidad de reconocimiento por Henry Wadsworth Longfellow un siglo más tarde. En su poema «La Cabalgada de Paul Revere», que es la versión generalmente conocida por el público americano, Rever cabalga solo y llega hasta Concord.
Para quienes piensen que el término «revolución» es algo no americano, la lucha que comenzó ese día puede ser llamada «La Guerra de la Independencia».
cabalmente el suceso. Mientras huía de Lexington, se afirma que dijo, exultante: «Este es un día glorioso para América.»
Los británicos llegaron a Concord y destruyeron los depósitos que pudieron hallar (la mayor parte había sido quitada para entonces), pero a su alrededor se estaba reuniendo la milicia de Massachusetts. En North Bridge, en Concord, los británicos se hallaron frente a una multitud de granjeros armados. Hubo una dura pelea y los británicos sufrieron catorce bajas. Ya no se trataba de hacer a un lado una mosca8.
A mediodía, los británicos ya estaban hartos y se dispusieron a regresar a Boston. Pero entonces llegó lo peor. La milicia encolerizada pululaba por todo el campo; había cuatro mil hombres, según algunas estimaciones. Detrás de cada árbol y cada roca, al parecer, brillaba un fusil y salía disparada una bala. En cambio, raramente se presentaba algún blanco fácil y las desconcertadas tropas británicas se tambaleaban, a medida que un soldado tras otro recibía un impacto. Hubieran muerto todos antes de
llegar a Boston, de no haber sido por un fuerte contingente enviado en su socorro.
El viaje a Concord dio como resultado 99 soldados británicos muertos y desaparecidos y 174 heridos, un 40 por 100 del total de la fuerza, mientras que las bajas americanas fueron 93.
Fue una pequeña batalla, con bajas relativamente escasas, para lo que suelen ser las batallas, pero difícilmente habrá habido una batalla más importante en la historia, pues señaló el nacimiento de los Estados Unidos.
Se trataba ya de una guerra abierta, pues se había librado la primera batalla y habían caído las primeras bajas. Los radicales de Massachusetts hicieron todo lo posible en Lexington para demostrar que había sido provocada por los británicos. También explotaron al máximo la imagen de los soldados británicos escapando inútilmente por el camino a Boston bajo el demoledor fuego americano, de modo que la moral de los americanos subió alto.
La retirada de Concord no fue resultado solamente de la ineptitud británica, por supuesto, sino también de una diferencia en las armas que tuvo una influencia importante, y hasta decisiva, en los sucesos.
A fines de la Guerra contra Franceses e Indios, apareció una nueva arma en la frontera de Pensilvania y al sur. Fue llamada el «rifle de Kentucky» y había sido introducida por los neerlandeses de Pensilvania, quienes modificaron una versión europea de ella para hacerla más ligera y más fácil de cargar. Se cargaba con una bala más pequeña que el alma, de modo que se usaba un parche engrasado para mantenerla ajustada. Un cañón rayado «rifled» (esto es, con estrías en espiral en su superficie
interna) hacía girar la bala y le imprimía una trayectoria más recta y más precisa que los mosquetes de alma lisa usados por los ejércitos regulares de las potencias europeas.

Fuente: EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
1763 – 1816
ISAAC ASIMOV

sábado, 10 de febrero de 2018

Los videos de última hora y toda las noticias que se generan a cada instante.




RT en español en vivo. RT en español ofrece una alternativa real en el mundo de la información. Las noticias de actualidad de las que no hablan los principales canales internacionales adquieren importancia mundial en RT en español. Los videos de última hora y toda las noticias que se generan a cada instante. Los documentales y reportajes especiales que le mostrarán la cara que no conocía de Rusia y del mundo.

EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS - El 10 de mayo

EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS El 10 de mayo, el mismo día en que fue tomado Fort Ticonderoga, el Segundo Congreso Continental se r...