jueves, 16 de julio de 2020

HISTORIA de ESTADOS UNIDOS ASOCIACIONISMO

Conoce la historia de la bandera de Estados Unidos - YouTube

HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
ASOCIACIONISMO
Los americanos de todas las edades, de todas las condiciones, de todas las mentalidades, se unen constantemente. No sólo tienen asociaciones comerciales e industriales de las que todos forman parte, sino de otras mil clases... Tan pronto como unos cuantos habitantes... conciben un sentimiento o una idea que quieren dar a conocer al mundo, se buscan y, cuando se han encontrado, se unen. A partir de ese momento ya no son unos cuantos hombres aislados, sino un poder visible cuyas acciones sirven de ejemplo; un poder que habla y al que se escucha.
La primera vez que oí decir en los Estados Unidos que cien mil hombres se habían comprometido públicamente a no consumir bebidas alcohólicas, me pareció una cosa más chusca que seria, ya que al principio no podía ver por qué razón aquellos ciudadanos tan sobrios no se contentaban con beber agua en sus casas.
Por fin comprendí que esos cien mil americanos, asustados por los progresos de la embriaguez, habían acordado favorecer la sobriedad. Su modo de obrar había sido semejante en todo al de un gran señor que se vistiera con sencillez por inspirar a los simples ciudadanos el desdén por el lujo. (Tocqueville, La democracia en Améri- ca, 2º, 2ª, 5º)
Comentario. Las asociaciones creadas por iniciativa individual se distinguen netamente de las tradicionales que constituían la sociedad medieval, como los gremios; éstos son instituciones cardinales no sólo en la economía sino también en la política medieval, que contribuyeron notablemente al desarrollo de la civilización urbana bajomedieval, cuando “la sociedad estaba formada por una serie de instituciones cuyo gobierno interno pertenecía a un núcleo de organismos infrasoberanos: la familia, el gremio; el municipio; el condado; el ducado; el señorío; el reino; y, por último, el Sacro Imperio Romano”. (Wilhelmsen) 30.

PRAGMATISMO
La mayoría [de los norteamericanos]... se sienten ávidos de goces materiales y presentes, a la vez que están siempre descontentos de la posición que ocupan; y al no estar constreñidos a ella, no piensan sino en los medios para cambiar su fortuna o de aumentarla. A unos espíritus así dispuestos, todo método nuevo que lleve más rápidamente a la riqueza, toda máquina que abrevie el trabajo, todo instrumento que disminuya los gastos de producción, todo descubrimiento que facilite los placeres y los aumente, les parecerá el más magnífico logro de la inteligencia humana. Es ese principalmente el aspecto de las ciencias al que los pueblos democráticos se entregan, y por el que las comprenden y las honran... Esos mismos americanos que no han descubierto ni una sola de las leyes generales de la mecánica, han introducido en la navegación una máquina nueva que está cambiando la faz del mundo. (Tocqueville, La democracia en América, 2º, 1ª, 10º) Cf. t. 124. 31.
CUESTIONES
• ¿Cuándo las tierras del Oeste se llamaban territories? ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
• El americano llama noble pasión a ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...(Tocqueville)
• Asombra encontrar entre los norteamericanos una moral al mismo tiempo tan... ... ... y tan austera.
(Tocq.)
• El desposeimiento de los indios, según Tocqueville, era ... ... ... y legal.
• En el recuento de población a fines de representación para la Cámara de Representantes, los esclavos negros contaban como:[]3/5 de persona; []1 persona; []1/4 de persona; []no contaban. (Deloria)
• En la democracia americana, las mayorías, a veces: []gobiernan despóticamente; []respetan los derechos de la minoría; []se guían siempre por principios morales; []se atienen siempre a la Constitución.
(Tocqueville)
• La mayoría de los norteamericanos había hecho de la agricultura: [] su principal ocupación; [] una
ocupación secundaria; []un camino a la opulencia; []un comercio. (Tocqueville)
• Los indios que vio Tocqueville cruzar el Misisipí eran: []sioux; []apaches; []seminolas; []chactas.


Fuente:  HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

jueves, 2 de julio de 2020

EL CATOLICISMO EN OPINIÓN DE LA MAYORÍA

La influencia hispana transforma el catolicismo en Estados Unidos ...

7. EL CATOLICISMO EN OPINIÓN DE LA MAYORÍA
“Para la inmensa mayoría de los americanos de los siglos diecisiete y dieciocho, el catolicismo no era simplemente otra confesión cristiana más, otra forma de interpretar a Dios y a Jesucristo, sino una mezcolanza de decadencia, superstición, corrupción y autoritarismo. A sus ojos, papismo equivalía a despotismo puro y simple. El papado sofocaba la libertad y hacía imposible la independencia. Además, era un despotismo extranjero aliado con los reyes de Francia y España que también se oponían tenazmente al progreso de la libertad. Más aún, la Iglesia era una conspiración cuyos planes se hacían en secreto, y su jerarquía era inescrutable y sinuosa. La Iglesia romana, cuando se hacía con el poder, no toleraba oposición alguna. La distinción que hacía entre sacerdotes y fieles corrientes engendraba la corrupción en cardenales y obispos, en las órdenes religiosas y en el mismo reino papal...
“Los americanos tendían a creer que allí donde Roma ejercía su influencia, los hombres y las mujeres se hacían dependientes y pusilánimes, fatalistas y supersticiosos, vulgares y pobres.” (Un historiador no católico) (Planell, La cuestión religiosa en la campaña electoral del presidente Kennedy, p. 43)
Comentario. Los prejuicios anticatólicos de la mayoría tenían un largo recorrido. Un ejemplo de ello: las explicaciones que tuvo que dar Kennedy a las asociaciones protestantes en su campaña presidencial (cf. texto 114)
Algunas diferencias entre el Protestantismo y el Catolicismo:
Protestantismo
El individualismo en las doctrinas protestantes: la libre interpretación; “A la autoridad de la organización cualificada para interpretar legítimamente la tradición religiosa del Occidente, el Protestantismo pretendió situar lo que él llama el “libre examen”, es decir, la interpretación dejada al arbitrio de cada uno”. (Guénon, La crisis del mundo moderno, Barcelona, 1982, p. 54, 59-60); Una triple exclusión doctrinal: “Sólo Dios, sólo fe, sólo Escritura”; El acento puesto en la fe; independencia de las obras respecto a la salvación. Falta de comprensión y tolerancia hacia los pobres; Hostilidad puritana hacia el mundo; Segregación en los templos protestantes.
Catolicismo
“La autoridad religiosa es la guía ordinaria en los asuntos religiosos, en casos extraordinarios no se excluye la propia interpretación. La doctrina protestante sostiene que el libre examen es la guía ordinaria en asuntos de religión”. (Newman, J. H. (1996). Carta al duque de Norfolk. Madrid: Rialp, p. 65-71). Tienen importancia en la economía de la salvación los mediadores, los sacramentos, las obras, la tradición. Importancia de las obras para la salvación: Actitud caritativa respecto a los pobres. El hombre ha recibido el mandato de administrar un mundo que no le pertenece y que debe respetarlo. La no segregación de los fieles en los templos católicos.

Fuente:  HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

domingo, 28 de junio de 2020

LOS DERECHOS EN LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA (1776)

Declaración de independencia de los Estados Unidos de América ...

HISTORIA de ESTADOS UNIDOS

LOS DERECHOS EN LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA (1776)
Sostenemos como verdades evidentes que todos los hombres nacen iguales, que a todos les confiere su Creador ciertos derechos inalienables, entre los cuales están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar esos derechos los hombres instituyen gobiernos que derivan sus justos poderes del consentimiento de los gobernados; que siempre que una forma de gobierno tiende a destruir esos fines, el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, a constituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio garantice mejor su seguridad y su felicidad.
Valgan como comentario estas palabras de Luis Suárez: “Existe una apreciable diferencia entre esta declaración de derechos y la que seguirá a la Revolución francesa, que añade como una condición sustancial el término “ciudadanos”.
En el primer caso percibimos la herencia de los derechos naturales que la cristiandad había venido formulando hasta alcanzar en la Escuela de Salamanca una plena madurez. En el segundo se prescinde de la doctrina de Dios Creador y se entiende que los derechos son resultado político de un convenio entre los ciudadanos, a modo de contrato social, que puede ser también modificado cuando las circunstancias así lo requieran”. (Suárez, Luis (2009). Crisis y restauración en Europa. Madrid: Homo Legens, p.291)

4. LA CONSTITUCIÓN (1787) Y LA DECLARACIÓN DE DERECHOS (1788)
Desde hace cincuenta años no se deja de repetir a los habitantes de los Estados Unidos que ellos constituyen el único pueblo religioso, ilustrado y libre. Ven que hasta el presente las instituciones democráticas prosperan en su país, al tiempo que fracasan en el resto del mundo; tienen, pues, una elevada opinión de sí mismos, y no están lejos de creer que forman una especie aparte en el género humano. (Tocqueville, La democracia en América, I, 2ª, 10)
Comentario: Tocqueville comprobó que el sentimiento de superioridad moral era una de los señas de la mentalidad estadounidense. A diferencia de la ideología antirreligiosa revolucionaria francesa, en EE.UU. se hermanaban después de la Independencia, libertad e ilustración con el sentimiento religioso. No hubo paralelismo con las persecuciones sangrientas que tuvieron lugar durante la Revolución francesa contra la Iglesia y los católicos.
Los norteamericanos reunieron, desde los primeros tiempos, una población dotada de un nivel de estudios y capacitación elevados, con inmensos recursos naturales que estaban a su disposición, sin apenas costes de adquisición. En la carrera competitiva que caracteriza a la economía capitalista, los EE.UU. se posicionaron en la pole position, junto con Gran Bretaña, Francia...

6. RELIGIÓN Y PODER POLÍTICO DESPUÉS DE 1776
La mayor parte de los Estados exigían religious tests, es decir, pruebas de discriminación religiosa que condicionaban la idoneidad para el desempeño de cargos públicos. Así, por ejemplo, en New Hampshire, New Jersey, North Carolina y Massachusetts dichos cargos se permitían sólo a los protestantes... El proceso de separación completa de Iglesia y Estado en los distintos Estados de la Unión, así como el de eliminación legal de los religious tests para los cargos públicos, fue largo y gradual. Hasta 1833 no pudo darse por terminado...
Durante este período de liberalización no deja de manifestarse, sin embargo, en la mayoría de la población y de sus líderes la convicción de que los fundamentos de la sociedad americana eran protestantes, es decir, de que fue el protestantismo el que, de una manera o de otra, creó la ideología y las instituciones de dicha sociedad. (Planell, La cuestión religiosa en la campaña electoral del presidente Kennedy, p. 46)
Comentario. La discriminación religiosa era una herencia de Inglaterra, como se había dado, por ejemplo, en la sojuzgada Irlanda en los siglos XVII y XVIII, donde los católicos eran sometidos a una dura persecución, aplicándoseles las leyes penales inglesas, excluyéndolos de derechos políticos y sociales. En Estados Unidos la discriminación se mitigó con respecto a la que existía en Inglaterra, por el hecho de que fue en sus orígenes una sociedad formada por emigrantes que huían de las persecuciones de la madre patria, que plasmaron en sus primeros documentos políticos sus anhelos
de libertad e igualdad, y porque entre ellos había también católicos, como los que fundaron Maryland.

Fuente: HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

martes, 9 de junio de 2020

EN BUSCA DEL “CONFORT”



EN BUSCA DEL “CONFORT”
Entre todas las pasiones que la igualdad origina o favorece, hay una particularmente viva y que se suscita simultáneamente en el corazón de todos los hombres; el amor al bienestar, que constituye el rasgo más sobresaliente e indeleble de las épocas democráticas...
Los sacerdotes [pastores] americanos no tratan de atraer y fijar todas las miradas del hombre en la vida futura, sino que abandonan de buen grado una parte de su corazón a las atenciones del presente; parecen considerar los bienes del mundo como objetos importantes aunque secundarios. Si no se asocian en empresas humanas, se interesan al menos por su progreso y lo aplauden, y sin dejar de señalar a los fieles el otro mundo como el gran objeto de sus temores y esperanzas, no les prohíben la búsqueda honrada del bienestar en éste.
 (Tocqueville, La democracia en América, 2º, 1ª, 5º) Comentario. Numerosos son los textos que aluden a la búsqueda del bienestar: cf. t. 63, 64, 65, 66, 110, 111, 113, 116, 123, 128... “Confort”, en su significación tradicional, aludía al auxilio espiritual; el significado se desplaza a la comodidad material.

EL PURITANISMO Y LA RIQUEZA
En América [EE.UU.] cada cual encuentra unas facilidades desconocidas en otros lugares para hacer fortuna o para aumentarla. La codicia no descansa, y el espíritu humano... únicamente persigue la consecución de la riqueza. En los Estados Unidos, además de las clases industriales y comerciantes propias de los demás países, se ve a todos los hombres ocuparse de la industria y del comercio, cosa nunca vista hasta ahora...
Su origen enteramente puritano, sus hábitos únicamente comerciales, el país mismo que habitan y que parece apartar a su inteligencia del estudio de las ciencias, de las letras y de las artes, la vecindad de Europa
[...] han contribuido a concentrar singularmente el espíritu americano sobre las cosas puramente materiales.
Las pasiones, las necesidades, la educación, las circunstancias, todo parece, en efecto, contribuir a atar a la tierra al habitante de los Estados Unidos. Sólo la religión le hace levantar, de vez en cuando, una mirada pasajera y distraída hacia el cielo. (Tocqueville, La democracia en América, 2º, 1ª, 9º)
CALVINISMO Y DESARROLLO INDUSTRIAL
El desplazamiento del centro de gravedad que obra el calvinismo poniendo el acento sobre el carácter pecador del mundo conduce a representar la vida terrenal del hombre como una peregrinación a través de un mundo concebido más o menos claramente como un país enemigo. La “salvación” de las Iglesias “populares” toma por ello un carácter dramático que desnaturaliza el verdadero alcance de la salvación, al mismo tiempo que el mundo fundamentalmente pecador es considerado cada vez más como un objeto de explotación y esa tendencia se refuerza en la medida en que la secularización se acentúa. No es por azar por lo que los países anglosajones marcados por el calvinismo han tomado la cabeza del desarrollo industrial. No hay que asombrarse de ver una “peregrinación” aparentemente humilde y de una ortodoxia puritana convertirse al mismo tiempo en una explotación de las fuentes de la naturaleza, explotación que lleva la huella del orgullo espiritual. (Lindbom,
La semilla y la cizaña, nota al cap. “El paraíso y la utopía”) Escribe Lindbom: “No es por azar por lo que el orgullo espiritual [...] se menciona en cabeza de todos los pecados mortales. Es primordial en que se dirige como una acción belicosa directamente contra la orden divina”. (Lindbom, La semi-
lla y la cizaña, p. 23)
La desconsideración hacia la naturaleza es una constante de la historia de EE.UU. Véase los textos 43 (exterminio del bisonte), 73 (exterminio de la vida salvaje en California), 113 (abuso en el consumo de materias primas), 65 (despilfarro de agua), 81 (destrucción del bosque), 136 (contaminación agrícola)...

Fuente:  HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

lunes, 25 de mayo de 2020

Los peregrinos del Mayflower y la formación de los Estados Unidos ...

ISAAC ASIMOV LA FORMACIÓN DE AMÉRICA DEL NORTE (DESDE LOS TIEMPOS PRIMITIVOS HASTA 1763)

Antes De Colón 1.- Los Indios La humanidad, muy probablemente, tuvo su origen en África. Los más antiguos rastros de «homínidos» (seres que se asemejan al hombre en sus características más que cualquier otra forma de vida) han sido hallados en África. Los más cercanos parientes del hombre en el reino animal, el chimpancé y el gorila, sólo se encuentran aún en África, excepto casos individuales que han sido llevados a otras partes por mediación humana. Durante el par de millones de años de existencia de los homínidos, éstos se expandieron por ámbitos cada vez mayores, pero siempre estuvieron limitados a regiones que podían alcanzar sin atravesar una gran masa de agua. Todos los fósiles de los primeros homínidos que son distintivamente más primitivos que el hombre moderno sólo se han encontrado en África, Europa y Asia, las tres masas terrestres contiguas que constituyen lo que a veces recibe el nombre de la Isla del Mundo. También pueden hallarse vestigios en las islas situadas frente a las costas de esos continentes. Todavía hace veinticinco mil años, cuando todos los homínidos primitivos habían desaparecido y sólo existía una especie, el Homo sapiens, u hombre moderno, la humanidad aún se hallaba confinada a la Isla del Mundo. Los continentes americanos, aislados, más allá del Atlántico, de una parte de la Isla del Mundo y, más allá del Pacífico, de la otra parte, aún estaban vacíos de hombres. Ningún vestigio de homínidos más primitivos que el hombre se ha encontrado nunca en ninguna parte de las Américas. Pero hay un lugar en el que los continentes americanos se acercan a la Isla del Mundo, y ese lugar es la región del extremo septentrional del Pacífico. Allí la punta noroccidental de América del Norte y la punta nororiental de Asia se acercan y están a corta distancia una de otra. Los dos continentes están separados hoy por un estrecho que no tiene más de 90 kilómetros de ancho; también hay, a mitad de camino, un par de islas pequeñas. Ha habido tiempos en que el estrecho era aun menor. A lo largo de toda la historia de los homínidos ha habido una sucesión de períodos glaciales durante los cuales las regiones polares de la Tierra estuvieron cubiertas por vastos casquetes de hielo que se extendían sobre miles de kilómetros desde los polos en todas las direcciones. Durante esos períodos, era tanta la cantidad de agua del planeta acumulada en grandes masas de hielo que cubrían las superficies terrestres que el nivel del océano descendió considerablemente. A medida que el nivel del océano descendió, el estrecho entre Asia y América del Norte se hizo menor y, finalmente, desapareció, dejando un puente de tierra entre los continentes. El último período de glaciación se extendió desde unos treinta mil años hasta hace unos diez mil años. En su punto culminante, el nivel del océano descendió hasta dejar un puente terrestre de 2.100 kilómetros entre Asia y Norteamérica. Cuando los glaciares empezaron a retirarse, el nivel del océano empezó a elevarse; pero los continentes no se separaron completamente, quizá, hasta alrededor del 7000 a. C. Durante la última glaciación, el Homo sapiens fue el homínido dominante, probablemente el único que quedaba, y ciertamente superaba en número a todos los homínidos que existieron en cualquier glaciación anterior. Por primera vez, quizá, los homínidos penetraron en los tramos nororientales de Asia.

Fuente:  Isaac Asimov La Formación De América Del Norte

viernes, 22 de mayo de 2020

LAS PRIMERAS COLONIAS

La estructura de gobierno en las trece colonias de Estados Unidos ...

José Arcesio  te atiende  en Amazon:   Ropa para hombre Levi”s
   https://www.amazon.com/shop/josearcesiogutierrezarias

1. LAS PRIMERAS COLONIAS
Los emigrantes que fueron a establecerse en las orillas de Nueva Inglaterra pertenecían todos a las clases acomodadas de la madre patria...
Había entre ellos, en proporción, una masa mucho más grande de conocimientos que en el seno de cual- quier nación europea de hoy [es decir, hacia 1830]. Todos, sin exceptuar quizá uno solo, habían recibido una educación bastante avanzada... Las otras colonias [las españolas y portuguesas] habían sido fundadas por aventureros sin familia; los emigrantes de Nueva Inglaterra llevaban consigo admirables principios de orden y de moralidad; eran hombres que se trasladaban al desierto acompañados de sus mujeres y de sus hijos [...] Pertenecían a esa secta que por la austeridad de sus principios había merecido el nombre de puritana. El puritanismo no sólo era una doctrina religiosa, sino que en muchos puntos se identificaba con las teorías democráticas y republicanas más radicales. Este hecho fue el que le creó sus más peligrosos adversarios. Perseguidos por el gobierno de la madre patria [...] los puritanos buscaron una tierra tan bárbara y olvidada del mundo que les permitiese vivir a su manera y rogar a Dios libremente...
No hay que creer, sin embargo, que la piedad de los puritanos fuera meramente especulativa ni que se mostrara extraña a la marcha de las cosas humanas [...] Apenas desembarcados en aquellas inhóspitas costas, el primer cuidado de los emigrantes es el de organizarse en sociedad...
Acaecía esto en 1620. A partir de dicha época la emigración fue incesante. Las pasiones religiosas y políticas que desgarraron el Imperio británico durante todo el reinado de Carlos I, llevaban cada año nuevos enjambres de sectarios a las costas de América. En Inglaterra, las clases medias continuaban siendo el foco del puritanismo, y era justamente del seno de las mismas de donde salían la mayor parte de los emigrantes. (Tocqueville,
La democracia en América, libro I, 1ª p., cap. 28)
Comentario: la nueva sociedad establecida en América tuvo una impronta puritana; al margen de la proporción efectiva de puritanos respecto de otros emigrantes, su peso cualitativo fue determinante. El principal motivo que impulsó a los emigrantes a atravesar el océano fueron las persecuciones de Carlos I: emigraban buscando vivir en libertad, escapando del absolutismo, de la imposición de la Iglesia anglicana, de las pasiones religiosas y políticas de su reinado.
A diferencia de los emigrantes españoles y portugueses, que pertenecían a todas las clases sociales, marchaban en busca de fortuna o movidos por el deseo de evangelizar a los indios... y viajaban solos, los puritanos gozaban de una buena posición económica, formaban parte de las clases medias y viajaban con sus familias.
El puritanismo fue durante mucho tiempo la religión de la mayoría de los estadounidenses. Constituía una interpretación del mensaje evangélico, suscitada por Calvino, algunas de cuyas apreciaciones eran que todo hombre puede entrar en comunicación directa con la divinidad; que el mundo es intrínsecamente malo y la vida una peregrinación difícil hacia la salvación; que algunos hombres han sido destinados a ella y uno de los signos de los predestinados es haber recibido el mensaje evangélico, especialmente en su modalidad calvinista o puritana; otro, el éxito y la riqueza, conse- cuencia del ejercicio de las virtudes; los pobres recibían las consecuencias de su imprevisión y falta de vida virtuosa; a diferencia del evangélico “bienaventurados los pobres”, la bienaventuranza recaía sobre los acomodados. Fue el puritanismo el que impulsó la creación de la democracia política. ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LAS PRIMERAS COLONIAS
En general no se otorgaron Cartas a las colonias de Nueva Inglaterra hasta mucho tiempo después de considerarse su existencia como un hecho consumado. Plymouth, Providence, New Haven, el estado de Connecticut y el de Rhode Island se fundaron sin el concurso y, en cierto modo, sin el conocimiento de la madre patria. Los nuevos habitantes sin negar la supremacía de la metrópoli, no fueron a buscar en su seno la fuente de los poderes, sino que se constituyeron por sí mismos, y hasta pasados treinta o cuarenta años no vino a legalizar su existencia una Carta real de Carlos II...
A cada instante se les ve actuar como soberanos; nombran a sus magistrados, deciden la paz y la guerra, implantan reglamentos de policía y se dan leyes como si sólo de Dios dependieran.
Nada tan singular e instructivo a la vez como la legislación de esa época, donde se encuentra la clave del gran enigma social que los Estados Unidos presentan al mundo de nuestros días.
Entre estos monumentos destacaremos especialmente [...] el código de leyes que el pequeño Estado de Connecticut se dio a sí mismo en 1650 [...] “Quienquiera que adore a otro Dios que no sea el Señor, –dicen para empezar–, será reo de muerte.” Siguen diez o doce disposiciones de igual naturaleza, tomadas textualmente del Deuteronomio, del Éxodo y del Levítico. La blasfemia, la hechicería, el adulterio y la violación se castigan con la muerte; el ultraje de un hijo a sus padres es sancionado con la misma pena. De este modo se trasladaba la legislación de un pueblo rudo y civilizado a medias, al seno de una sociedad de espíritu cultivado y costumbres dulces; jamás la pena de muerte se prodigó tanto en las leyes, ni se aplicó menos...
El simple comercio entre personas no casadas está severamente reprimido en ellas, y se otorga al juez el derecho a infligir a los culpables una de estas tres penas: la multa, los azotes o el matrimonio; y de dar crédito a los registros de los antiguos tribunales de New Haven, las condenas de esta naturaleza no eran raras
[...] La holgazanería y la embriaguez son castigadas severamente [...] Estas leyes [...] no eran impuestas, sino votadas libremente por los propios interesados, y las costumbres eran aún más austeras y puritanas que las leyes.
Al lado de esta legislación penal tan impregnada de mezquino espíritu sectario, encontramos un cuerpo de leyes políticas que, elaborado hace doscientos años, parece adelantarse al espíritu de libertad de nuestra época.
Los principios generales sobre los que se basan las modernas constituciones se hallan reconocidos y fijados en las leyes de Nueva Inglaterra: la intervención del pueblo en los asuntos públicos, el voto libre de impuestos, la responsabilidad de los agentes del poder, la libertad individual y el juicio por jurado, allí han sido establecidos sin discusión y de hecho. (Tocqueville, La democracia en América, I, 1ª, 2º)
Comentario: La Nueva Inglaterra, en el extremo nororiental de EE.UU., estaba formada por los estados de New Hampshire, Massachussets, Rhode Island, Connecticut, Maine y Vermont. Los colonos se organizaron políticamente, desde los orígenes, de acuerdo con principios democráticos, apartándose de los usos de la monarquía absolutista de la metrópoli, generando una legislación de sesgo puritano.
Desde el siglo XVII, los colonos actúan como soberanos y se organizan políticamente, en el marco municipal, de acuerdo con principios democráticos que se extenderán posteriormente al gobierno de los estados y de la Unión.

Fuente: HISTORIA de ESTADOS UNIDOS
Selección de textos y notas por Jesús M. Sáez
Alicante, 2014

HISTORIA de ESTADOS UNIDOS ASOCIACIONISMO

HISTORIA de ESTADOS UNIDOS ASOCIACIONISMO Los americanos de todas las edades, de todas las condiciones, de todas las mentalidades, se u...