Destino: Estados Unidos: Ciudades, vistas y sonidos sorprendentes -Deportes de aventura

Resultado de imagen para moab utah estados unidos   Resultado de imagen para parque nacional yosemite california
Explore los pueblos del Salvaje Oeste, donde los trepadores superan a los vaqueros, una ciudad melodiosa donde el almacen de abarrotes ofrece música en vivo, los atractivos vecindarios de Brookly, y los curiosos encantos de una famosa carretera de Estados Unidos.

Deportes de aventura en Estados Unidos:
Atreverse a participar
TIM NEVILLE

“¡Esto sí que da miedo!”, gritó una mujer en el verano pasado mientras miraba por encima del borde de un acantilado de 600 metros de altura en el Parque Nacional Yosemite, en California. Debajo de ella, Alex Honnold, escalador profesional de 26 años, subía sin compañía, lentamente, por la fachada escarpada, utilizando agarraderas no más grandes que las puntas de sus dedos. Ver esta escena era estremecedor.
“¡No tiene cuerda!”, vociferó. “¡Si cae, morirá!”
Es cierto, pero Honnold no cayó. Por el contrario, llegó a la cumbre, comió unas galletas y respondió las preguntas de los asombrados espectadores que se cuestionaban por qué alguien querría hacer algo así. “Porque así tendrás la oportunidad de visitar algunos lugares exóticos”, dijo Honnold encogiéndose de hombros. “Es divertido”.
Honnold puede ser el atleta extremo más extremo que ha concebido Estados Unidos en los últimos años, pero también tiene razón.
Con las debidas precauciones, los deportes de aventura pueden llevar a cualquier viajero a lugares espectaculares que no se incluyen en las guías turísticas principales y que, sin duda, pueden ser divertidos.
LUGARES LOCOS
Estados Unidos tiene aproximadamente 265 millones hectáreas de territorios públicos de propiedad federal, es decir, más de cuatro veces el área de Francia, y no faltan las montañas elevadas, los ríos
vertiginosos y los bosques lúgubres para los aventureros. Cada vez más estadounidenses prefieren salir de su casa. En 2011, casi la mitad de la población de Estados Unidos (un récord de 141 millones de personas) realizó algún tiempo de actividad recreativa de aventura al aire libre.
Moab, Utah, un antiguo emplazamiento minero sobre el río Colorado, ahora está prosperando gracias a esta tendencia. Aquí, la naturaleza ha esculpido elevadas rocas rojizas para crear bellísimos
pilares que penetran el cielo azul profundo. Las personas vienen a escalar por las rutas clásicas hasta llegar a formaciones como Castleton
Tower o a practicar ciclomontañismo en piedras areniscas resbalosas o pulidas. Esta zona también es el lugar ideal para aprender salto BASE, es decir, saltar en paracaídas desde un acantilado. “Si puedes caminar, puedes saltar desde un acantilado”, dice Mario Richard de Moab BASE Adventures. Él se amarra con un arnés al estudiante para realizar saltos en tándem que terminan con un largo vuelo sobre el valle. “Desde aquí el paisaje siempre es asombroso, pero no solo eres un espectador”, dijo. “Eres parte del paisaje”.
La comunicación íntima con los escenarios se da de manera diferente en lugares como Bozeman en Montana o Squaw Valley en California, en especial durante el invierno, donde las montañas acumulan hasta 12 metros de nieve. En las zonas despobladas en torno a estos pueblos, encontrará esquiadores que se suben hasta las cumbres de las montañas, ya sea caminando o en motonieve, y luego se precipitan por la faz de las montañas en sus esquíes con un parapente que se despliega sobre sus cabezas. Este deporte, llamado speed riding, llegó a Estados Unidos desde Francia hace algunos años. Los esquiadores pueden sobrevolar los acantilados, aterrizar en la nieve de nuevo y seguir esquiando. Por el momento, ninguna estación de esquí en Estados Unidos ofrece speed riding, aunque en Canyons en Park City, Utah, los esquiadores pueden subir a la cima por telesquí, caminar hasta salir de los límites y practicar speed riding en la parte posterior de la base. Cloud 9 Toys, cerca de Salt Lake City, ofrece lecciones de parapentismo.
Pero si su estilo es chapalear en el agua en un ambiente controlado durante un caluroso día de verano, ir a Charlotte, en Carolina del Norte, donde encontrará el Centro Nacional Whitewater de Estados Unidos, un complejo de 37 millones de dólares con rápidos y cascadas esparcidos en un río de 1.140 metros de longitud, totalmente artificial. Un guía lo puede llevar a través de los rápidos en una balsa o podrá explorar las rutas de ciclomontañismo y senderismo de 32 kilómetros por cuenta propia. Los escaladores le miden su temple al visitante en uno de los muros de escalada más grandes del mundo. “Muchas personas han oído hablar sobre este lugar, pero no creo que sepan lo fabuloso que es”, dijo una de las espectadoras un día veraniego mientras observaba a los balsistas que se sacudían de un lado a otro en medio de las corrientes. “No soy balsista”, dijo, “¿pero no parece divertido?”
Y lo parecía. Y también mucho menos aterrador.
Cualquier viajero puede practicar los deportes de aventura, con las precauciones correctas, en lugares espectaculares que no figuran en las guías turísticas más utilizadas.
Fuente: Destino: Estados Unidos:
Ciudades, vistas y sonidos sorprendentes
 Departamento de Estado de Estados Unidos | julio 2013 | vol. 18 | n0. 01 publicación/español/ejusa.state.gov